Floris Generica - Eduardo Catalano                               Buenos Aires, Argentina


  
Cuentos y Sueños del Otro: Una posibilidad de transformación
Sofía Arcardini de Boccardo, Isabel Valla de Domenech

Introducción

La realidad actual nos desafía a apelar a todos los recursos que nos ofrece el psicoanálisis para el abordaje de las diferentes demandas que hoy expresan nuestros pacientes.

El siglo XXI, es el resultado de un proceso sociocultural y económico que se ha ido gestando con el pasar de los años. La sociedad globalizada; los cambios en los países del primer mundo, en las instituciones, en los modelos de parejas y familias, nos enfrenta con novedosos sufrimientos. Estas vicisitudes movilizan la subjetividad como consecuencia de los anudamientos inconscientes entre los distintos espacios.

Los contenidos clivados, depositados en depositarios estables que contenían inmovilizados estos aspectos, han fracasado provocando la emergencia de lo primitivo. Lo simbólico va perdiendo espacio frente al pensamiento operatorio.

Tanto lo regresivo en los grupos, promovido por situaciones de crisis, como lo regresivo individual promovido por la angustia de no asignación, determina la emergencia de fantasías primordiales, remitiendo a una vinculación desde lo más arcaico del sujeto. El sujeto de este nuevo siglo está más expuesto y la vivencia de desamparo incrementa su temor a estar solo. En este contexto, la terapia vincular surge como una alternativa importante. Familias y parejas consultan por diversos padecimientos, intentando resolverlos para continuar juntos.

La necesidad de apuntalamiento conduce a los sujetos al momento inicial, a la búsqueda del primer vínculo de sostén, estimulándose la resonancia fantasmática que recuerda la relación dual entre la madre y el bebé.

En el proceso terapéutico vincular que se desarrolla en la articulación discursiva, la emergencia de contenidos fantasmáticos de uno u otro de los integrantes impacta en el espacio intrapsíquico del otro tejiéndose una cadena asociativa entre los participantes del vínculo construida tanto por las representaciones inconscientes de cada integrante, como por las representaciones inconscientes organizadoras del vínculo. El relato conjunto queda así configurado según este doble enfoque. El nivel interdiscursivo logrado facilita una combinatoria que permite, en muchas ocasiones, una mayor movilidad y posibilidad de transformación en la actividad del preconsciente estimulando, en consecuencia, la posibilidad de pensar en los integrantes de la pareja. En este escenario, construido en forma conjunta, es posible entonces lograr la propia subjetivación y enriquecerla.

La interfantasmatización, concepto que utiliza Ruffiot para explicar el funcionamiento del Aparato Psíquico Grupal Familiar, subyace a la cadena asociativa del discurso construido por las parejas y ayuda a pensar cómo se producen los acoplamientos inconscientes. “Se trata de un fenómeno inducido por el encuadre analítico grupal que permite a las psiquis individuales regresar al nivel de funcionamiento más arcaico: aquel en el que eran la partes constituyentes de un tejido psíquico grupal” (Ruffiot y Peeters). Este retorno a lo originario posibilita recuperar la función mitopoiética de donde surgirán, progresivamente, las psiquis individuales alcanzando el nivel simbólico.

En el proceso asociativo que construyen las parejas en el espacio de la sesión, los sueños y cuentos contados son puntos de anudamiento. Además de ser una producción individual, son procesos psíquicos comunes y compartidos que tienen por objeto una función intermediaria entre el grupo y cada sujeto en el vínculo.

Ciertos miembros desempeñan esta función que sirve de articulación entre el espacio intrapsíquico y el espacio vincular, función que cumple con el proceso de acoplamiento y de ligazón. Por ejemplo, cuando alguno de los integrantes evoca un sueño en sesión ofrece un relato que se dirige a los otros, y que como efecto genera movimiento en los demás. Se instala, de esta manera, un proceso asociativo interdiscursivo que construye un entramado a modo de continente.

Así se da una doble función contenedora: la del sueño y la del grupo, conformándose espacios psíquicos de continencia y de posible transformación para el soñante y para el conjunto.

Este proceso se desarrolla dentro del encuadre psicoanalítico que impulsa la regresión de las psiquis a niveles arcaicos permitiendo la escucha de los contenidos latentes en la cadena discursiva. Veamos algunos ejemplos:

 

Ejemplo 1

Luis y María, ambos profesionales de 43 años, consultan porque necesitan “reubicarse, además de no poder “disfrutar de las pequeñas cosas”.

Este caso es el de una pareja que está en terapia psicoanalítica desde hace un año y trae a sesión el texto redactado por su hija en la clase de lengua. Aquí se observa cómo la palabra escrita de la niña facilita el desarrollo asociativo de los padres. Margarita, la hija de 9 años, no está presente pero, tampoco está ausente. A modo de un sueño, la fantasía infantil estimula movimientos fantasmáticos en los progenitores, especialmente en la madre. Es ella quien lo lee muy emocionada.

 

La Leyenda del bicho bolita

Hace mucho tiempo atrás, en una isla lejana, con mucha población y un lago, nació un niño llamado Mita.

Creció y lo eligieron como rey de la isla y cada vez iba tomando más y más poder. Lo único que hacía era estar con el dinero, no le importaba su pueblo, sólo pensaba en la plata. Se fue haciendo muy malo y trataba mal a su gente.

Un día, vio un bicho raro, desconocido que se hacía bolita y lo miró como muy insignificante y lo pisó.

Al día siguiente se había convertido en un bicho bolita.

El dios de la naturaleza lo transformó en el bicho que mató y nunca más se supo de él.

Es por eso que desde ese día empezaron a nacer los bichos bolitas.

Al comienzo del tratamiento, Luis había relatado su historia familiar. Ella daba cuenta de importantes episodios ligados a los ancestros.

Del origen de esta familia, que se remonta a la época precolombina, cuentan que la comunidad a la que pertenecían se sublevó determinando que fueran expulsados por los reyes de esos pueblos originarios. A partir de allí y hasta la actualidad, el mandato es “recuperar las tierras perdidas” a cualquier costo. Estas tierras hoy, están ubicadas en un país vecino en donde se instalaron luego del destierro pero lejos del territorio originario.

Luis: “Quieren que yo me haga cargo de esto y yo no quiero. (Luis se refiere a los litigios legales, la mayoría sin posibilidades de solución).

María: “Luis tiene mucha presión: recuperar tierras que ya no les pertenecen. Siento que es sólo económico a esta altura. Creo que esto es lo que no nos permite disfrutar lo que tenemos. Me da miedo por mis hijos., sobre todo por la nena. Las mujeres de la familia de Luis no tienen lugar., no somos escuchadas

Margarita, la hija, presta imágenes que tienen cierta coincidencia con la versión de la historia que trajo Luis, en la primera sesión. Cabe aclarar que la historia relatada por Luis no ha sido hablada en familia.

La emoción de María expresa la sorpresa al escuchar las palabras de su hija, a través del cuento, sobre la historia familiar que los atraviesa. La expresión verbal y física de la madre denota el impacto intrasubjetivo que impulsa el funcionamiento preconsciente, expresado en el discurso.

Luis, por su parte, muy enojado dice:

Luis: Ya basta con los bichos bolitas!!!!...

Las imágenes del cuento infantil abren la vía para pensar y encontrar palabras y construir otras versiones que permitan la deconstrucción de lo recibido y la construcción de las propias historias (función mitopoiética). Lo familiar entra a través del relato de esta hija, como si la distinción entre adentro y afuera no estuviera delimitada, poniendo en evidencia que los estados mentales se entrelazan diluyéndose la diferencia entre uno y otro. El cuento los pone en contacto con contenidos arcaicos transmitidos transgeneracionalmente. Posee, quizás al modo de un porta-palabra, una función transicional en tanto articula el adentro de la pareja, con el afuera, el presente y el pasado. Un cuento que no es propio, pero que habla de ellos, puede ser contenido en este espacio de trabajo permitiendo encontrar palabras para representaciones y afectos, operándose una función simbolizante.

Hay momentos, dice Kaës, en el trabajo psíquico conjunto, en que la pareja o la familia como grupo, adquieren una organización mental que moviliza representaciones acerca del origen, de explicaciones del mundo, de la causalidad. Una de estas funciones mentales es la mitopoiética que “sostiene una mentalidad fundada en la actividad de representación del origen...La posición mitopoiética, fabrica un nuevo sentido...”

En las parejas, como en las familias y los grupos, cada miembro articula inconscientemente la ligazón entre representaciones que dan lugar, por la ilusión narcisista, a “crear” fantasías al unísono, semejantes al lactante con su madre. Ésta aporta sus palabras recibidas de otro, con sus propios deseos y prohibiciones, a través de las cuales le ofrece al niño un modo de relacionarse. Dice Kaës refiriéndose a que la madre y el grupo familiar sueñan al hijo por venir, incluyéndolo en sus sueños y reservándole así un lugar: “... la espera de un hijo inscribe a éste en la organización psíquica inconsciente de la pareja parental y de la familia”.

La pareja, cuna de la familia, se inicia con el enamoramiento, comunicación inconsciente fundante. Las psiquis individuales se con-funden regresionando a momentos primitivos en los que no hay discriminación, hay sólo uno. Luego en los miembros de la familia se producen movimientos regresivos con la llegada de cada nuevo hijo actualizándose de este modo, mitos familiares en los que son representadas figuras ancestrales y el destino de los niños. Estos contenidos, pasarán a integrar el capital inconsciente por el cual todos los integrantes tendrán inscripciones históricas compartidas.

Según Eiguer “(...) la pareja, en tanto vínculo fantasmático, desempeña un papel esencial en la interfantasmática de la familia... Se sitúa en el crisol del pasado, de las familias de origen a las que se habrá de abandonar con mayor o menor dificultad, y del futuro, representado por la filiación. (...); el de la pareja es un vínculo que influye en toda la actividad fantasmática de la familia.” (Eiguer)

Para Kaës, la fantasía o ensueño tienen una forma de funcionamiento diferente en la psique individual y en la psique de grupo. En el ámbito intersubjetivo las fantasías adquieren relevancia en tanto sus propiedades estructurales facilitan el emplazamiento de cada uno en una escena determinada.

El relato de Margarita, traído por su madre a sesión, funciona a modo de un sueño compartido entre ambas. Por su parte, Luis, también se integra con su enojo quizás porque, para él, pasar a ser un bicho bolita es renunciar a ser su Majestad el Bebé y el Rey omnipotente, que es heredero y custodio de este legado al que debe preservar. En el cuento, el niño llamado Mita, funcionó como el padre de la horda, quien al igual que el personaje mítico fue destronado, encontró un límite. Esto permitió el nacimiento de un grupo de pares y se transformó en alguien más, dentro de un conjunto de iguales, pudiendo compartir rasgos comunes.

En un vínculo, sujetos con sus propias psiques integran un espacio psíquico común y compartido. Es entonces necesario poder delimitar “lo que es común y compartido, lo que es singular y privado y lo que permanece como diferente” (Kaës). Lo común es aquello que une. Por lo tanto un vínculo implica la renuncia a ciertos límites individuales, cierta indiferenciación, aunque también es el marco en el que el sujeto construye su subjetividad. En la historia de Luis y María, lo común e indiferenciado es lo que predomina. Necesitan construir otros límites que les permita reubicarse en su propio espacio.

Lo compartido está en relación con la parte del espacio propio que se sitúa en una fantasía común movilizada entre los integrantes de un vínculo. Cómo situarse, puede ser de un modo activo, pasivo u ocupando el lugar de observador. También puede ocurrir que favorezca el proceso de individuación subjetivante. Quizás el relato del cuento en la pareja que referimos, puede permitirles colocarse en un lugar de observadores de la historia en la que se sienten atrapados. El cuento les muestra una posible salida.

 

Ejemplo 2

Brenda y Mariano están en terapia de pareja. Luego de unos meses traen los siguientes sueños:

Brenda:... El otro día los dos soñamos, y cuando soñamos compartimos los sueños y compartimos el vínculo de poder hablar de la relación nuestra”

Mariano: “...Era algo de la casa...Soñaba que de la casa (se refiere al proyecto de una casa que están pensando en construir) ya estaba la planta baja y que recorríamos la casa con el constructor. Era una mezcla porque se me metía la casa de mi abuela. Pensaba para qué hicimos esto si el comedor ya estaba hecho, pero era el comedor de la casa de mi abuela. Era un comedor que estaba dividido : del comedor por un lado era lo que había pensado del plano, del comedor para otro lado era el comedor de la casa de mi abuela. Puede ser porque allí en la casa de mi abuela viví un tiempo largo cuando estudié. Yo tengo una sola hermana, Mi madre y mi padre, me dijeron de la casa de la abuela, “esta casa te la quedas vos”. Pero como mi hermana está con menos condiciones económicas y se la dejé a ella. ..Del sueño de Brenda, no se no me acuerdo.

Brenda: “Nos lo contamos en ese estado entre dormidos. En mi sueño yo estaba como en una playa. Había una chica tipo hippie con hojas, yuyos y plantitas de diferente tipo. Me da una hoja y me dice “Es para vos. Era como una hoja de parra más chiquita. Esto es para vos me decía, para armonizarte...  Más adelante Brenda aclara dirigiéndose la marido: “esto de la hoja de parra que tiene que ver con que tu trabajo está vinculado al campo.

Mariano: Como toda hoja crece y después se cae

Brenda: Yo pensaba más en la planta. Entiendo que es una planta resistente al clima, se adapta al entorno, se adapta a zonas desérticas. Pero era más chiquita, había una diferencia con la hoja de parra, era más pequeña...

En esta pareja se puede ver que además del sueño de cada uno hablan del vínculo que se estructura entre ellos a partir del soñar. Hay una separación, que intenta Mariano, la que puede facilitar una nueva construcción, pero la búsqueda de satisfacción de sus anhelos fusionales y edípicos se lo impide. Sigue en su fantasía sin poder dejar la casa de la abuela, en una unión con sus padres excluyente de su hermana. Rodeado de vínculos primitivos no puede dar lugar a la nueva construcción que intenta con su pareja, la que, por momentos, queda excluida por la presencia de sus objetos edípicos. Aspectos fusionales impregnan además su relación de pareja: pareciera que él debería acordarse del sueño de Brenda como si fuera propio.

El sueño sirve en este caso, para poner en evidencia una forma de funcionamiento en donde la distinción entre el sí mismo y el otro parece desdibujarse. Alude a un modo infantil de vincularse: es algo chico como la hoja de parra. Es una hoja que al crecer se cae, el crecer es visto así como una amenaza a la pérdida de su propia integridad, como castración.

Brenda enfatiza la necesidad de recibir algo que la armonice quizás porque es ella la que recibe esta hoja pequeña. Podría quizás entenderse como la aceptación de un acuerdo que delata la modalidad infantil del vínculo construido entre ambos.

Por otra parte cabe destacar que la angustia de castración de Mariano se pone en evidencia a raíz del sueño de Brenda y las asociaciones que desencadena. Esto nos muestra cómo un aspecto disociado puede ser contenido por el sueño del otro y encontrar figurabilidad a través de las imágenes y las palabras del otro. El relato del sueño de Brenda puede servir de puente ( Anna Nicoló) para acceder a contenidos inconscientes de Mariano que permitan ser traducidos en una imagen y posterior puesta en palabras a la angustia de pérdida. Pérdidas de la historia de ambos, real o fantaseada, pueden ser soñadas en una producción simultánea de sueños que indica cierta resonancia entre ellos y les permite construir este relato conjunto.

Es la separación, discriminación lo que también puede ser vivido como ruptura, tal como lo expresaron al presentar sus dificultades al momento de iniciar la terapia de pareja. Pensar como dos genera la inquietud de la ruptura de una unidad, de una separación. La dificultad de asumirse como independientes y no como partes de una misma unidad, les genera el riesgo de perderse y cortarse como una hoja.

Podemos ver además cómo los elementos de los sueños están determinados y son efecto de lo intersubjetivo, sin embargo cada uno elige una escena para ser representada y no otra dentro del repertorio posible del mundo intrapsíquico.
 

 

Sofía Arcardini de Boccardo
Licencia en Psicología. Miembro Titular de la Asociación de Psicoanálisis de Pareja, Familia y Grupo (Mendoza). Miembro de la AIPPF. Miembro Titular del Colegio de Representantes de la Asociación Internacional de Psicoanálisis de Pareja y Familia. Docente en el Curso de Postgrado "Enfoque Psicoanalítico de los Abordajes Grupales”, de la Facultad de Psicología de la Universidad del Aconcagua


Isabel Valla de Domenech
Licenciada en Psicología, Miembro titular de la Asociación de Psicoanálisis de Pareja, Familia y Grupo de Mendoza (Argentina), Miembro Adherente de la Sociedad Psicoanalítica de Mendoza Directora del Área Científica de la Asociación de Psicoanálisis de Pareja, Familia y Grupo de Mendoza Miembro de la Asociación Internacional de Psicoanálisis de Pareja y Familia.
 

Bibliografía

Abraham N., Torok M. (1987); L′ecorce et noyau: Flammarion, Paris; Trad. al español, La corteza y el Núcleo, Amorrortu Ed., Bs. As, 2005.

Aulagnier P. (1975); La violencia de la Interpretación; Amorrortu Ed. Bs. As., 1991

Arcardini S, Valla I, (2010) Historia de un sufrimiento en Sufrimiento vincular y sus transformaciones en el psicoanálisis de pareja y familia, Revista Internacional de Psicoanálisis de Pareja y Familia; Nº 8, 2010/2; www.aipcf.net

Eiguer A. (2007); El parentesco desconcertado o El parentesco sin brújula; Revista Internacional de Psicoanálisis de Pareja y Familia; Nº 2007/1

Eiguer A. (2007); El Narcisismo familiar, sus orígenes y su destino. Revista Internacional de Psicoanálisis de Pareja y Familia; Nº 2007/2, www.aipcf.net

Freud S. (1914); Introducción al Narcisismo; Tomo XIV; Amorrortu Ed.; Bs. As., 1993

Jaroslavsky E. A (2008); Contrato Narcisista (P. Aulagnier- R. Kaës); Rev. Psicoanálisis e Intersubjetividad Nº 4; www.intersubjetividad.com.ar

Kaës R. (2010) Un singular plural- El psicoanálisis ante la prueba del grupo, Amorrortu Editores, Bs. As, 2010

Kaës R. (2009) Les alliances inconscientes; Dunod, Paris

Kaës R. (1993); Transmisión de la vida psíquica entre generaciones; Amorrortu Ed.; Bs. As. 1996

Nicolo A. (2010); El sueño como puente entre los diferentes niveles de funcionamiento de la familia y de la pareja; Rev. Internacional de Psicoanálisis de Pareja y Familia; N° 7 - 2010/1

Puget J, Berenstein I.(1988), Psicoanálisis de la Pareja Matrimonial; Paidós; Bs. As.; 1989.

Ruffiot A. (1984), Le couple et l´amour. De l´originaire au groupal, Paris Dunod, 85-146.

Ruffiot A. (198) Le groupe famille en analyse, Paris: Dunod,

Tisseron S. (1997) El psiquismo ante la prueba de las generaciones, Amorrortu Ed; Bs. As.

 

 

Resumen

El trabajo analítico con las parejas permite un interjuego de los procesos asociativos de cada uno a través de la cadena asociativa construida tanto por las representaciones inconscientes de cada integrante, como por las representaciones inconscientes organizadoras del vínculo. El nivel interdiscursivo facilita una combinatoria que permite una mayor movilidad y posibilidad de transformación en la actividad del preconsciente, estimulando el pensamiento. En este escenario, construido en forma conjunta, es posible lograr la propia subjetivación y enriquecerla.

En el proceso asociativo que construyen las parejas en la sesión, los sueños y cuentos contados son puntos de anudamiento. Además de ser una producción individual, son procesos psíquicos comunes y compartidos que en un vínculo cumplen una función intermediaria entre éste y cada uno de los integrantes, sirve de articulación entre el espacio intrapsíquico y el espacio intersubjetivo, cumpliendo con el proceso de acoplamiento y de ligazón. Cuando alguno relata un sueño genera un movimiento en el otro. Se instala de esta manera un proceso asociativo interdiscursivo, un entramado que contiene. La doble función contenedora está dada tanto por el sueño como por el vínculo. Son espacios psíquicos de continencia y de posible transformación tanto para el soñante como para el conjunto.

 

Palabras claves

Fusión - Fantasías primordiales - Cadena asociativa - Acoplamiento y ligazón


Summary

Fairy-tales and dreams of the other. A possibility for transformation

Analytic work with couples allows an interplay of associative processes of each one through the associative chain constructed as much for unconscius representacions of each integrante, as for the unconscious representations that organize the bond. The interdiscursive level enables a combinative that allows a better mobility and possibility of transformation in the preconscious activity , stimulating thinking. In this scenery, constructed jointly, it is posible to obtain own«s subjectification and enrich it.

In the associative process that construct couples in session, dreams and fairy-tales that emerge in it are points of knotting. Besides being an individual production, they are also common and shared psychical processes, that in a bond fulfil an intermediary function between this and each one of the members of the couple. Also they serve as an articulation between the intrapsychic space and the intersubjective space, fulfilling with the coupling and union process. When either one relates a dream, generates a movement in the other. This way, it is installed an interdiscursive associative process, a framework that supports, contains. The dual supporting function is given so much by the dreams as by the bond. They are psychical spaces of continence and of posible transformation as much for the dreamer as for the couple

Keywords

Fusion - primordial fantasies - associative chain - coupling