Floris Generica - Eduardo Catalano                               Buenos Aires, Argentina


  
Fantasía / Fantasma
Irma Morosini

Fantasía

Definición

Jean Laplanche y Jean – Bertrand Pontalis (1967) definen a la Fantasía como:

"guión imaginario en el que se halla presente el sujeto y que representa, en forma más o menos deformada por los procesos defensivos, la realización de un deseo, y en último término, de un deseo inconsciente". "La fantasía, se presenta bajo distintas modalidades: fantasías conscientes o sueños diurnos, fantasías inconscientes que descubre el análisis como estructuras subyacentes a un contenido manifiesto, y fantasías originarias". (Alemán: Phantasie, Francés: Fantasme, Inglés Fantasy o Phantasy)

Escribe E. Roudinesco (1997) que Freud utiliza en principio el término en alemán como fantasía o imaginación (uso corriente del término) y es en 1897 cuando le da un desarrollo más específico, al apartarse de la teoría de la seducción para validar la idea de realidad psíquica. La vida imaginaria cobra importancia y el sujeto se representa su propia historia y la de sus orígenes. Los traductores de Freud al francés utilizan la palabra Fantasme otorgándole el sentido de aparición.

El concepto de Fantasía - Fantasma es importante en psicoanálisis y particularmente para los terapeutas de familia y pareja, ya que uno de los procesos claves con los que se trabaja psicoanalíticamente, es el de la interfantasmatización. Sobre este punto volveré a referirme más adelante.

Históricamente el término fantasía adquiere una connotación que va más allá de la popular. Los aportes de Freud acerca de la interpretación de los síntomas de sus pacientes histéricas, muestran sus observaciones acerca de las alteraciones que se producen en el cuerpo, cuando éste experimenta el pasaje por una seducción específicamente portadora de ciertos significados. Freud en un principio relaciona las alteraciones con una realidad efectiva, para comprender posteriormente que no era necesaria esta condición, ya que formaba parte de la realidad todo lo que fuera vivido como tal. Así Freud acuña el concepto de Realidad Psíquica.

Toda fantasía parte, y a la vez se aparta, de lo perceptual. Es en este sentido que Laplanche y Pontalis (1967) destacan lo que Freud escribe en “Formulaciones sobre los dos principios del funcionamiento psíquico” en el cual contrapone el peso que tiene la ilusión para el mundo interno en la búsqueda de satisfacciones, mientras que es el sistema perceptivo acorde con el principio de realidad, lo que rige para la interacción con el mundo exterior.

Freud señala que parte de las fantasías inconscientes fueron siempre inconscientes: fantasías originarias o primordiales (Urphantasien), inscriptas por acción de la represión primaria (Urverdrämgung).

Algunas fantasías fueron en otro tiempo conscientes como así también los considerados sueños diurnos. Éstos fueron posteriormente “olvidados  por acción del tiempo, así como, intencionalmente y por puesta en acto de la represión, llegaron a ser inconscientes.

Las fantasías secundarias, determinadas por la represión secundaria son inscriptas con posterioridad a nivel inconsciente o también consciente (sueños diurnos).

Las fantasías originarias, señalan Laplanche y Pontalis (1967), son "estructuras fantaseadas (vida intrauterina, escena originaria, castración, seducción) que el psicoanálisis reconoce como organizadoras de la vida de la fantasía y que entiende como típicas, por su condición de repetitivas cualesquiera que sean las experiencias personales de los individuos».

Para Freud aquellas experiencias traumáticas que atravesaba la persona desde niño, se configuraban en forma de escenas cuyo contenido emergía en los síntomas que daban carácter bizarro a su conducta. Éstas estaban intrínsecamente ligadas a su pasado real. Con el estudio de casos, Freud observa que ciertas fantasías son comunes a las diversas personas con sus historias particulares, ante lo cual comprende que las mismas no estaban ligadas necesariamente a la experiencia.

Así estas Fantasías Originarias (Urphantasien) conforman una especie de estructura previa a la subjetivación, cada una de ellas con un contenido específico: fantasías de seducción, de escena primaria y de castración.

Por esta cualidad de universales, más allá de lo vivido individualmente por el sujeto, Freud piensa en una explicación filogenética, remitiéndose a escenas de los primeros tiempos del ser humano, en tiempos de la horda primitiva. Estas escenas primitivas darían lugar a las Fantasías Originarias.

Freud relacionó la problemática de sus pacientes con hechos reales de índole sexual efectivamente sucedidos en la vida de los mismos. Sus investigaciones posteriores le mostraron que no necesariamente se trataba de sucesos traumáticos de la vida real, sino de actividad de la fantasía, la que sí revestía carácter de realidad psíquica, por lo que no habría que pensar necesariamente en recuerdos reprimidos de experiencias sexuales durante la infancia.

La fantasía actúa como un articulador inconsciente de la excitación generada en un tiempo en que aún el niño no puede significarla, ubicando espacios y procesándola a posteriori (aprés–coup) por medio de un entramado histórico. En el tiempo del autoerotismo puede separar la pulsión del deseo y la necesidad. Por medio de la fantasía escenifica el deseo, procesa su pérdida y encara formas de reencontrar el objeto perdido. La fantasía también es movilizada a partir de las acciones –caricias, besos, acunamiento– del otro (generalmente la madre) sobre el cuerpo del niño, generando en el psiquismo de éste la producción de fantasías. El registro se establece como tal con la constitución subjetiva del infante.

La recuperación del objeto perdido se logra por la actividad de la fantasía, así objeto buscado y objeto hallado se articulan en el psiquismo. Hay una dinámica en el movimiento psíquico que lleva al niño desde la pérdida a la sustitución.

La cualidad universal de las fantasías y cómo se elabora la realidad psíquica del sujeto, es propio del desprendimiento gradual que el niño debe realizar desde la vida intrauterina a la extrauterina, la discontinuidad, el desamparo originario, y el auxilio que reciba a través del vínculo con el otro. Reencontrar los patrones sensoriales del otro significativo, será para el bebé la piedra angular de la constitución de ese vínculo.

A partir entonces de lo que experimente, repita y signifique, se establecerá la coyuntura entre estructura y contenido.

Las fantasías se ligan, evolucionan, se complejizan y adquieren nuevas significaciones con las sucesivas experiencias, atravesadas por el pensamiento, los sentimientos, las circunstancias.

Para Laplanche y Pontalis,(1967) las Fantasías Originarias intervienen en la formación del inconsciente de cada sujeto, pero al mismo tiempo por ser comunes (universales) a todos los sujetos tienen una pertenencia colectiva.

L. Edelman y D. Kordon (1992) diferencian entre Protofantasías (fantasías originarias) y Fantasías de los Orígenes, referidas a las Teorías sexuales infantiles, en las que el niño construye su propia teoría acerca de su origen.

La fantasía en el uso corriente del término, es el trabajo que produce la imaginación al crear un guión con las imágenes e impresiones que devienen de los sentidos. Este guión puede representarse como escenas en la mente de quien fantasea. Tiene su núcleo en aquello que desea que se cumpla, o bien se liga con algún sentimiento que estampa su huella ante algo vivido.

Para Freud es un “guión imaginario” en el que operan deseos inconscientes y procesos defensivos (fantasías conscientes o sueños diurnos, fantasías inconscientes y fantasías originarias).

Las fantasías son movilizadas por las pulsiones que no hallan su descarga satisfactoria, para lo cual propone, por la vía psíquica, un modo y forma de obtención de esa satisfacción: juegos – ensoñación – creación artística – producción onírica y su elaboración secundaria. También subyace en la formación de síntomas.

D. Winnicott (1971) destaca la importancia de un desempeño materno adecuado (madre suficientemente buena), o por el contrario el de una madre con marcadas dificultades en la atención del bebé, (descuido, ausencia, desinterés y actitud desafectiva).

El fantaseo como actividad psíquica es un modo de modular la ausencia de la madre (no totalmente confiable). El bebé rememora momentos de buena relación con su madre y los disocia de los no buenos. La fantasía es un modo de recuperar el objeto, de reencontrarse con él.

Para la escuela inglesa de psicoanálisis la fantasía inconsciente es la representación mental del instinto (S. Isaac) Si el bebé tiene hambre fantasea el pecho que lo alimenta. A medida que el niño crece y su yo se organiza, la capacidad de fantasear se amplía en tanto función yoica y así, va articulando y modulando sus fantasías con la realidad objetiva, de la cual suele defenderse cuando la vive como persecutoria u hostil, oponiéndole fantasías que lo satisfagan y a su vez lo calmen.

 


Fantasma (Fantôme)


Fantasme en francés equivale a fantasía en tanto guión imaginario que produce una compensación satisfactoria de los límites que opone la realidad, mientras que fantôme es aquello que reviste una condición espectral, (el aparecido) algo del orden de lo impensado que aparece y provoca temor por tener una cierta conexión con la realidad.

J. Lacan (1973) habla del “fantasma fundamental”, se aparta del concepto de phantasy kleiniano para el cual la madre o bien es objeto bueno (madre que brinda satisfacción) o es objeto malo (madre frustrante que prohíbe). Si bien reconoce este doble registro es necesario incluir en el eje de lo imaginario, el eje simbólico que lo transforma. Para Lacan lo simbólico se presenta tempranamente en la vida del niño a través de la palabra de la madre (parlêtre), en una relación signada y significada por el lenguaje circulante entre ellos. Para Jacques-Alain Miller (2006) tanto lo imaginario, como lo simbólico y lo real están implícitos en el fantasma (fantasme) según Lacan.

Para Nicolás Abraham (1978) el bebé merced a sus introyecciones primarias en la relación con su madre, accede a la lengua materna y a sus particulares significados y sentidos; éstos anclan en el preconsciente con sus dos caras (una hacia lo inconsciente y otra hacia lo consciente), generando así las representaciones de cosa y sus correspondientes ligámenes afectivos. Este proceso denota la riqueza de una actividad psíquica compartida desde el inicio de la relación con su madre.

El trabajo de los psicoanalistas Nicolás Abraham y María Torok (1959) los llevó a observar en el material clínico de ciertos pacientes, que éstos llevaban a cabo acciones de las que no comprendían su sentido, analizando los bloqueos que lograban dificultar la simbolización. Ante la repetición de estos contenidos en los diversos materiales clínicos, se detuvieron en un análisis más pormenorizado de las historias de vida de estos pacientes y la de sus ancestros encontrando allí claves que permitían explicar esas extrañas conductas y síntomas a través de los que parecían actuar como si fueran otros. Se inició así el trabajo en psicoanálisis de la transmisión transgeneracional y comprendida en ella lo que denominaron la “teoría del fantasma”.

El fantasma (fantôme) es aquello que no pudo ser dicho, que no pudo ser simbolizado por un proceso de pensamiento acorde, que no pudo ser procesado ni individual ni grupalmente pero que está allí con su peso traumático, ya que refiere a hechos y circunstancias dolorosas y complejas en la vida de algún antepasado y que con el tiempo intentaron sepultarlo (encriptar) pero su huella aparece como marca en sus descendientes. Generalmente se trata de un acto vergonzante, algo que debe ser ocultado, de lo que no se habla; algunos familiares que saben del suceso, lo mantienen como secreto dejando translucir algún indicio, mediante un discurso esquivo, con un dolor acallado, emoción de impotencia y sentimiento de vergüenza. Esta “herencia” opera en el psiquismo de la familia, como si buscara al miembro adecuado para que aquello que quedó sepultado, “olvidado”, pueda emerger.

Lo que se transmite son contenidos que circulan de un psiquismo a otro entre sujetos especialmente vinculados como sucede en una familia, donde las investiduras que operan en reciprocidad, erigen lugares especiales para los seres destinados a recibir legados. Esos lugares cuentan con un soporte identificatorio, que otorga y retiene en esa cualidad del transmitir y el recibir. La transmisión opera acorde a procesos y con determinados mecanismos psíquicos.

Algo debe ser ocultado porque salpica de oprobio a la familia: un miembro de ella ha cometido un acto repudiable, ha faltado al honor. La condición común es el sentimiento de vergüenza que causa en los demás miembros de la familia y la necesidad de ocultamiento ante la sociedad.

Ocultar, silenciar, disimular una realidad, tiene un costo emocional; las relaciones intersubjetivas se ven afectadas, generando situaciones de tensión. Para quienes están involucrados implica cuestiones del orden de la pérdida, de un lugar, reconocimiento, contacto, y esta afrenta afecta a la persona y a la familia. Es un hecho que imprime una marca, una huella y constituye por una parte fantasmas psíquicos que rondan las emociones de todos en un clima envolvente, pero también constituye la herencia de un fantasma (fantôme), que es lo encriptado que vuelve adoptando formas bizarras que generan extrañeza.

Son esos otros que habitan en un miembro de la familia y se valen de él para emerger. En ciertos duelos los sobrevivientes o alguno de ellos no puede soportar la realidad de esa pérdida y transfiere esa necesidad de existencia en otro ser, como se observa en el caso de los niños de reemplazo, por ejemplo ante la muerte de un hijo, otro ocupará su lugar, portará su nombre, vestirá sus ropas y se lo hará depositario de darle nuevamente vida al hermano fallecido.

En estos casos no se trata de una transmisión por la palabra hablada, discurso claro que enuncia y denuncia historias del pasado. Se trata de una transmisión traumática, por la cual el niño no puede apropiar lo que recibe, decodificarlo, representarlo mediante un trabajo psíquico de elaboración. La transmisión que atraviesa los sujetos implicados –transmisión transubjetiva – circula lo negativo, como el negativo de una fotografía cuyas imágenes contiene pero no se ven. Esos “incorporos(A. Ciccone 1999), recibidos en bruto, constituyen el tema de los sueños del paciente y de la familia, que son con los que trabaja el analista familiar para investigar y posteriormente traducir su contenido para su procesamiento en ideas, emociones, reacciones. Comprender, alivia y desdibuja los fantasmas.
 


Bibliografía

Abraham, N. et M. Torok (1978). L´écorce et le noyau. Flammarion, Paris. 1987

Anzieu, D. (1975) El grupo y el inconsciente. Lo imaginario grupal. Biblioteca Nueva. Madrid. 1986

Aulagnier, P. (1975). La violencia de la interpretación, Amorrortu. Bs As 1977.

Bernard, M. (1999) Los organizadores del vínculo de la pulsión al otro, Revista de la Asociación de Psicología y Psicoterapia de Grupo, Tomo XXII, Nº 1. Bs As. 1999.

Bernard. M. (2001) Los vínculos en el psicoanálisis francés contemporáneo. Seminario Nº 1 del 17 de agosto de 2001, Asociación Argentina de Psicología y Psicoterapia de Grupo, Buenos Aires. 2001.

Bleger José (1971) Simbiosis y Ambigüedad, un estudio psicoanalítico. Paidós. Buenos Aires. 1971.

Ciccone, A. (1999), La transmission psychique inconsciente. Dunod. Paris. 2001.

Edelman, L; Kordon, D. (1992) A manera de introducción a la teoría y práctica de los grupos. Vértex, Vol. III, N. 7. Buenos Aires, 1992

Eiguer A (2006): Por un psicoanálisis familiar recreativo. Revista Psicoanálisis e Intersubjetividad, Nº 1 www.intersubjetividad.com.ar, 2006.

Freud, S. (1893). La etiología de la histeria. Obras completas. Vol. III. Amorrortu. Bs As. 1989.

Freud, S. (1896 b). Nuevas puntualizaciones sobre las neuropsicosis de defensa. Obras completas. Vol. III. Amorrortu. Bs As. 1989.

Freud, S. (1898). La sexualidad en la etiología de las neurosis. Obras completas. Vol. III. Amorrortu. Bs As. 1989.

Freud, S. (1905). Tres ensayos sobre la teoría sexual. Obras completas, Vol. VII, Amorrortu. Bs As. 1983.

Freud, S. (1913 – 1914). Tótem y Tabú. Obras Completas. Volumen XIII - Buenos Aires Amorrortu. 1980

Freud, S. (1915), Pulsiones y destinos de pulsión Obras Completas., Vol. XIV, Amorrortu. Buenos Aires, 1995.

Freud, S. (1919) Pegan a un niño .Contribuciones al conocimiento de la génesis de las perversiones sexuales” O.C. T XVII. Amorrortu. Bs As. 2006.

Freud, S. (1907 – 1908) El creador literario y el fantaseo. O.C. T IX. Amorrortu. Bs As. 2006.

Kaës, R. (1976), LíAppareil psychique groupal. Constructions du groupe, Paris, Dunod (nouvelle édition 2000).

Kaës, R. y al. (1993): Transmisión de la vida psíquica entre generaciones. Amorrortu. Buenos Aires. 1996.

Lacan, J. (1973). El Seminario. Libro 11, Los cuatro conceptos fundamentales del psicoanálisis, Buenos Aires, Paidós, 1986.

Laplanche, J; Pontalis, J-B. (1967) Diccionario de Psicoanálisis. Paidós. Bs As. 1996.

Legendre, P. (1991). La maladie de l’identité, Intersignes, Paris. 1991.

Miller, Jacques – Alain (1982 – 2001) Introducción a la clínica lacaniana. Gredos. Barcelona. 2006.

Nachin, C. (1995) Del símbolo psicoanalítico en la neurosis, la cripta y el fantasma. Cap 3. En El Psiquismo ante la prueba de las generaciones. Amorrortu. Bs As. 1997.

Rand, N; Torok, M (1995) La inquietante extrañeza de Freud ante El hombre de la arena de E.T.A. Hoffmann. Amorrortu. Bs As. 1997

Roudinesco, E; Plon, M (1997) Diccionario de Psicoanálisis. Paidós. Buenos Aires. 1998.

Ruffiot. A, (1981), Le groupe famille en analyse, L´appareil psychique familial, Dunod, Paris. 1981.

Winnicott D. (1971) Realidad y Juego, Granica, Buenos Aires. 1972.